La Compañía Belga de Colonización y su intento de Expansión Colonial en América Central

La Compañía Belga de Colonización y su intento de Expansión Colonial en América Central

Tras el comienzo de la independencia de los territorios americanos, las nacientes repúblicas vivieron diferentes procesos de desarrollo; en específico, la región de América Central buscó el apoyo económico de diferentes potencias europeas, que tras la retirada de la Corona Española, mostraron interés por esta zona en específico, pues el gobierno español no pudo establecerse en todos los puntos importantes de la región, dejando abierta la posibilidad al comercio ilegal y la piratería.

Para el caso de Guatemala, la República Federal se constituyó en 1823, después de la independencia de México y además de los problemas económicos también tenían amplias zonas sin la presencia de algún tipo de autoridad, lo cual dificultaba la organización del país. Por su ubicación geográfica, la bahía de Santo Tomás representó la mejor oportunidad de establecer relaciones económicas entre Europa y América Central, teniendo las islas del Caribe de por medio, pues para Guatemala representaba la única salida hacia el Atlántico. En 1834 el gobierno guatemalteco cedió el territorio de Verapaz y Santo Tomás a la “Compañía Comercial y Agrícola de las Costas Orientales” de la Gran Bretaña pero después de cuatro años, el proceso de colonización por parte de los británicos no prosperó a pesar de que los guatemaltecos ampliaron el período acordado al inicio.

En 1830 Bélgica se independizó de los Países Bajos y rápidamente buscó tener participación en la colonización del Nuevo Mundo, pues no contaba con los recursos necesarios para el proceso de industrialización comenzado a inicios del siglo XIX

«En 1840 se creó la “Sociedad Belga de Colonización” y en 1841 cambió su nombre por “Compañía Belga de Colonización”, cuyo objetivo era “crear establecimientos agrícolas, industriales y de comercio en los diferentes países de América Central y otros lugares”.

Después del fracaso en la compra de la isla de Cuba, el Reino de Bélgica inició negociaciones con los británicos, los cuales vendieron los territorios que habían obtenido gratuitamente en Guatemala y en febrero de 1842 llegó a Santo Tomás la primera embarcación belga, un barco llamado “Luisa María”. Durante los primeros años de esta década la Compañía Belga de Colonización y el Rey Leopoldo I mandan a elaborar un mapa en que es posible observar a detalle la zona del Caribe, así como tres embarcaciones, una con la bandera de Bélgica y otra con la de la Compañía de Colonización, las cuales cruzan el llamado Mar de las Antillas hasta llegar a Guatemala.

Lote 192: Dally, Nicolas. Nouvelle Carte Physique, Politique, Industrielle & Commerciale de l’Amérique Centrale et des Antilles, avec un Plan Spécial des Possessions de la Compagnie Belge de Colonisation dans l’Amérique Centrale. État de Guatemala. ca. 1845.

De acuerdo a Willy Soto Acosta y Carlos H. Cascante, la colonia se encontraba dentro de la visión y objetivos de la geopolítica belga. Bajo esta perspectiva, se pensaba que Santo Tomás sería una de las primeras posesiones coloniales belgas se pretendía establecer en esta colonia un sistema fundado en la explotación del trabajo que se organizaba según las “razas” y que era pagada periódicamente en especies. Cada “raza” (indígena, caribeña y criollos) se especializaba en un tipo particular de faena. De tal forma, la lógica sería extraer los productos de América Central, principalmente la cochinilla, el café y tabaco, con el fin de venderlos en Europa y comercializar también las mercancías belgas en esta región. Además los procesos tempranos de crecimiento imperial y colonización se encontraban vinculados con la visión personal del rey Leopoldo I para quien estos no representaban solamente una oportunidad económica, sino también un medio para consolidar una identidad nacional. Asimismo, el obtener ciertos posicionamientos geopolíticamente estratégicos permitiría lidiar con mayor facilidad en el complicado juego que ligaba al recién creado Reino con la Gran Bretaña y Francia.

«Sin embargo, es importante señalar que tras la llega del “Luisa María”, el gobierno guatemalteco de Rafael Carrera y Turcios había retirado la concesión a la Gran Bretaña, lo que anulaba cualquier negocio entre belgas y británicos con respecto a la provincia de Verapaz, así la Compañía Belga tuvo que negociar una concesión con respecto a Santo Tomás.»

Esto provocó que el proceso de colonización se complicara. Aunque la Corona belga mostraba una gran esperanza en Santo Tomás, las acciones de la Compañía y de la Colonia no estaban a la altura del interés que mostraba el rey Leopoldo I. Así, las dificultades que conoció la “colonia” de Santo Tomás le impedían ser una base sólida para extenderse sobre toda Centroamérica. Esto se reflejaba en la mala calidad de los productos enviados y en el tipo de “colonizadores”, generalmente enfermos que llegaban a esa posesión.

En febrero de 1860, Leopoldo II, todavía duque en esa época, empezó a considerar las causas del fracaso de la Colonia, dentro de ellas, la más relevante para él fue la no adopción del principio de propiedad individual. Por su parte, Joseph Fabri dejó entrever que Bélgica se sirvió del fracaso de Santo Tomás como experiencia para los procesos de colonización en África.

El lote 192 de nuestra Subasta de Libros Antiguos y Contemporáneos del mes de abril es el mapa “Nouvelle Carte Physique, Politique, Industrielle & Commerciale de l’Amérique Centrale et des Antilles…” de Nicolas Dally, el cual muestra el pequeño territorio ocupado por Bélgica dentro de América Central iluminado en rojo y a través del cual se planeaban llevar a cabo siete proyectos de expansión, de los cuales destacan dos. El primero dirigido a convertir a Santo Tomás en una base de comunicación terrestre-fluvial, atravesando Guatemala desde el Caribe hasta la costa pacífica, para lo cual se emplearía el río Motagua. El segundo consistía en extender la influencia de Santo Tomás mediante una serie de canales que partirían de la Bahía Graciosa hacia diversos puntos del Caribe centroamericano.

Conozca este mapa en nuestra próxima Subasta de Libros Antiguos y Contemporáneos que se llevará a cabo el martes 27 de abril en nuestro salón de subastas ubicado en Cerro de Mayka 115, Col. Lomas de Chapultepec, donde también se realizará la exhibición de los lotes del 20 al 27 de abril del presente año.

Subasta con aforo máximo de 10 personas, con un subastador conduciéndola | Cerro de Mayka, Lomas de Chapultepec | Martes 27 de abril | 5:00 p.m. | Catálogo digital | Participe por ofertas telefónicas o en ausencia, envíe un correo electrónico indicando el lote de su interés a: ofertasenausencia@mortonsubastas.com | Tel: (55) 5283 3140 | Participe en línea a través de las plataformas Bidsquare y la app de Morton Subastas | Si tiene alguna duda con su registro en línea, envíe un correo electrónico a web@mortonsubastas.com