Botámenes, conservadores de remedios

Los botámenes, hoy vistos como artículos decorativos, guardan consigo parte de la historia y evolución de las farmacias. En siglos pasados, estos frascos eran contenedores esenciales en las farmacias anteriormente llamadas, boticas.

Lote 16. Juego de botámenes. México. Siglo XX. Elaboradas en vidrio blanco. Decorados con vistas en color azul de la Ciudad de México, entre otras. Sello “VM” en la parte inferior. Piezas: 9

Estos frascos eran utilizados para guardar y conservar las materias primas necesarias para la elaboración de remedios y medicinas. Los boticarios, eran los encargados de llevar a cabo dichos remedios; y cada uno debía poseer un ejemplar de la obra Pharmacia Galénica y Chímica, donde se recomendaban recetas para los males más frecuentes. En esta obra se indicaban las cantidades de ingredientes, la manera de elaboración y la dosis para cada remedio.

Por lo tanto, estos objetos eran importantes para mantener el orden e higiene de cada botica. Los anaqueles albergaban los botámenes que “conservaban” la frescura de cada ingrediente: semillas, ungüentos, perlas brutas, granates, ojos de cangrejo, esencias de flores, aceites, entre otros. Eran elaborados en porcelana, vidrio o mayólica, cualquiera que fuera el material la función era la misma: preservar los ingredientes y los medicamentos.

En la Subasta de Oportunidades de este sábado, podrás encontrar un juego de 9 botámenes, que a pesar de ya no tener un uso farmacéutico, no dejan de ser artículos que decoran los espacios y que nos remiten a una parte de la historia de la medicina en México. Consulta el listado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *