Recomendaciones

Desmitificando el vino blanco

Los vinos blancos, tradicionalmente están ligados a los mariscos o ensaladas, sin embargo, como en todo, la tendencia cambia, y este tipo de vinos, es un claro ejemplo de que podemos borrar esas barreras cuando se trata de complementar una comida con una buena bebida.

Existen mas de 150 tipos de uva blanca con la que se crean distintos vinos; entre las más conocidas podemos encontrar Chardonnay, Chanin Blanc y Suavignon Blanc, que son utilizadas para la elaboración de vinos blancos secos, semi secos, semi dulces y dulces.

Château Amaul / Muscat de Beaumes de Vensie / Riesling / Dopff / La Chablisienne / Prosecco.

Cosechas 1996, 2000, 2005 y 2006.

Château d’Yquem. Cosecha 1999. Sauternes.

Estos vinos pueden acompañar una entrada, un postre, o también como aperitivo. Hoy en día podemos mezclar un plato fuerte a base de carne roja con un vino blanco para destacar su sabor, un ejemplo de los expertos pueden ser los medallones de res en salsa de tres quesos y acompañarlos con blanco seco. Asimismo, la cocina oriental como el fideo chino con carne de cerdo, o las costillas con salsa agridulce, acompañadas de un vino blanco semi seco pueden crear una experiencia única al contrastar sus sabores.

Disfrutar de una copa de vino blanco con platillos tradicionales, también es una excelente opción; un Château d’ Yquem con platillos a base de langostas, ostiones y queso o bien con postres de frutas.

No existe un solo vino perfecto para un platillo en particular, ya que las estructuras de los vinos pueden maridar perfectamente con varios platillos y viceversa. Los expertos en el arte del maridaje recomiendan siempre tener la mente abierta para lograr experiencias nuevas y grandes complicidades entre la comida y un buen vino.

Participe en la Subasta de Vinos de Colección mañana, y adquiera vinos con los que podrá experimentar esta temporada. Consulte el catálogo.

Historia

La Cocina Mexicana, una deliciosa tradición

 La gastronomía mexicana es un conjunto de platillos y técnicas culinarias que existen desde la conquista, y con ello el mestizaje de tradiciones y vida común que deriva de la fusión del México prehispánico con el mundo europeo.

El conflicto independentista deterioró la economía del país. Algunas carnes como la de res, dejaron de ser un alimento básico por su escasez y alto precio. Así mismo, nacieron recetas para exaltar el patriotismo mexicano, tal es el caso de los chiles en nogada cuya leyenda cuenta que se crearon para presentar los colores de la incipiente nación.

Lote 129

El Cocinero Mejicano. Refundido y Considerablemente Aumentado. Méjico: Imprenta de Galván a cargo de Mariano Arévalo, 1834.

Lote 132

Nuevo Cocinero Mexicano. En Forma de Diccionario. París / México: Librería de la Vda. de Ch. Bouret, 1894. Frontispicio y 6 láminas.

Posteriormente, llegaron a México técnicas francesas por medio de diversos manuales y recetarios, dichas fuentes dieron la pauta para continuar el sincretismo entre la cocina, que ya no era sólo española sino una fusión de europea con la mexicana. Se adoptó el uso de manuales para difundir trucos y recetas; el primero apareció en 1831 “El Cocinero Mexicano”, dicho recetario determinó la técnica de cocina, la limpieza y las costumbres culinarias de los hogares, un texto útil y práctico  al que Ch. Bouret, editor original, define como una obra que “contiene los procedimientos empleados en la alta, mediana y pequeña cocina, la lista normal de los platillos que deben componer las distintas comidas, el método de aderezar los platos y de disponer los diferentes servicios de una mesa, y lo más selecto de las artes del pastelero, el bizcochero, el confitero, el destilador, el nevero…”.

La importancia de la cocina mexicana es tal, que el 16 de noviembre de 2010 la gastronomía mexicana fue reconocida como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

Participe en la Subasta en Línea de Fotografía, Grabado, Documentos Impresos y Manuscritos y adquiera ejemplares de colección acerca de cocina antigua.  Consulte el listado.

Historia

La Pintura de Castas

El género de las pinturas de castas es una de las producciones más interesantes y originales que se crearon en La Nueva España. A pesar de que los historiadores del arte siempre han visto el arte virreinal como derivado de modelos europeos, este género pictórico único no tiene equivalente en el arte de Europa.

Los motivos por los que fueron creados estos cuadros siguen siendo en gran parte un misterio, aunque existen múltiples interpretaciones de su significado. Según recientes investigaciones, los primeros cuadros de castas buscaban proyectar una imagen del esplendor y la singularidad de la Nueva España. Se reconoce en ellas el deseo de mostrar la diversidad de la sociedad novohispana y sus productos locales, y muestra del orgullo criollo de pertenecer al Nuevo Mundo y la idea de que el mestizaje era algo que distinguía a los americanos del Viejo Mundo.

Otra interpretación interesante es también la que ve en estas pinturas una respuesta al interés científico propio del siglo XVIII por clasificar la naturaleza, típico de la Ilustración, y a una fascinación por la genealogía de la humanidad.

Andrés de Islas (México, Siglo XVIII)

Cuadro de Castas, de español e india: mestiza

Óleo sobre lienzo.

Por otro lado, es evidente que nos muestran la división de la sociedad en clases y las jerarquías de poder. En la época  en la que fueron pintadas se justificaban estas divisiones con la idea medieval de que la diversidad racial y su jerarquización era parte del orden divino. En el siglo XVIII, después de las reformas Borbónicas, además de las escenas de familias, comenzaron a pintarse cuadros con más elementos y comenzó a hacerse un énfasis en los medios de producción y los oficios, que mostraban claramente el orden jerárquico y el dominio que ejercían los españoles “puros” sobre las otras castas. Siempre se mostraba a los peninsulares como superiores a los indígenas, y a los negros como los menos privilegiados de la sociedad. Esta función clasificadora fue denunciada después de la independencia por pensadores como Fray Servando Teresa de Mier (1763-1827), que exigió la erradicación del sistema de castas afirmando que había sido creado con la intención de mantener dividido, y por lo tanto débil y desorganizado, al pueblo mestizo oprimido por los europeos.

Independientemente de los conflictos políticos y los intereses que existieron detrás de su creación, uno de los aspectos más interesantes de estas obras de arte es que hoy en día funcionan como ventanas por las que podemos reconocer varios elementos de la realidad novohispana –vestimentas, espacios habitacionales y de trabajo, muebles, utensilios, relaciones familiares, etc. Además, en palabras de la Doctora Katzew, se trata de “imágenes cuidadosamente construidas de lo propio”, es decir: imágenes de la Nueva España vista por los novohispanos. Fueron obras que participaron en la construcción de identidad de la nueva nación y que hoy son una parte muy importante de nuestra historia.

La obra que aquí presentamos muestra a la casta que ha terminado por definirnos a casi todos los habitantes del territorio mexicano: mestizos. Es la casta que representa la unión por excelencia, cultural y física, de España y los diferentes pueblos originarios de América. En primer plano aparece etiquetada la chirimoya, una fruta que durante siglos sólo podía encontrarse de este lado del mundo. Es un ejemplo típico de cuadro de castas de Andrés Islas, que puede compararse con los de la serie que se conserva en el Museo de las Américas de Madrid. Gracias a obras como ésta podemos acercarnos al pasado e intentar comprender el origen de lo que somos los mexicanos el día de hoy.

La pintura de castas. Representaciones raciales en el México del siglo XVIII.  CONACULTA, Turner y Yale University Press. 2004.

Recomendaciones

Tips para conservar una colección de Arte Moderno

¿Comenzó una colección de arte este año? Es importante saber que adquirir una obra es una inversión en varios sentidos, pues a diferencia de una institución, la cual cuenta con minuciosos procesos de conservación, una colección privada debe tener extremos cuidados, ya que el deterioro de una pintura o escultura expuesta en un espacio no especializado puede ser mayor.

Presentamos algunos tips de conservación que ayudarán al cuidado y mantenimiento de su obra:

Carlos Orozco Romero. La familia, 1924. Óleo y pastel sobre papel

  1. En caso de haber adquirido una escultura, no debes olvidar que aunque son piezas que pueden colocarse al exterior, siguen siendo obras delicadas. Debe ubicarlas en lugares estables, de preferencia que estén fijas. Dependiendo del material de la obra, será la forma de limpieza; es recomendable pasarles un pincel de pelo suave o una bolita de algodón para quitar el polvo. En caso de ser bronce, puede frotar cuidadosamente con un paño pero sin usar algún líquido o sustancia casera, ya que pueden dañar la pátina.
  1. En caso de haber adquirido una pintura al óleo o acrílico, evite la exposición a la luz solar, ya que la radiación degrada el barniz y los pigmentos de los colores. Es recomendable iluminar sus cuadros de forma indirecta, además de verificar la temperatura del espacio en la que se encuentra, ya que la humedad produce daños irreversibles, creando craqueladuras en la capa pictórica. Las acuarelas y dibujos con pastel son aún más delicadas debido a que la luz oxida los colores y el papel, y la humedad eleva la probabilidad de la aparición de hongos. En el caso de una obra gráfica, es recomendable enmarcarla con una marialuisa que no rebase la pieza, y sea cubierta con cristal y no acrílico.
  2. Al adquirir una obra en Morton Subastas, le sugerimos leer las descripciones de las obras en cada catálogo, las cuales describen su estado de conservación actual. Si tiene dudas, puede solicitar asesoría a los expertos del departamento.

José Chávez Morado, Madre, 2000. Escultura en bronce

Déjanos tus comentarios :