Recomendaciones

Constitución Federal Mexicana de 1857. Primera Edición

La constitución federal de 1857 tenía mucho en común con la promulgada en 1824, y de igual manera, reflejaba la factura de las turbulencias políticas que se habían suscitado en las últimas décadas. Proclamada el 5 de febrero de 1857, contenía un innovador apartado y reafirmaba lo asentado en su precedente directo; la constitución de 1824.

Incluía diferentes secciones y delimitaba las responsabilidades de los burócratas, estos apartados se referían a las garantías individuales, la soberanía nacional, la separación de poderes entre el ejecutivo, legislativo y judicial. Asimismo, sobresalían las medidas de vanguardia respecto a la educación gratuita y obligatoria, la libertad religiosa y de expresión en la prensa. Esto último, significó un gran avance jurídico junto con el procedimiento judicial para proteger dichos derechos, mediante el amparo.

Las leyes que fungieron como cimiento fueron: La Ley Juárez y La Ley Lerdo. La primera eliminaba los privilegios a militares y las canonjías de la iglesia. La Ley Lerdo promovía la propiedad privada con el objeto de reavivar la economía mexicana y quitar de manos de la Iglesia los llamados “bienes en manos muertas”. Como respuesta a esto la Iglesia insistió en que cualquiera que jurara fidelidad a dicha constitución sería excomulgado y poco después el gobierno liberal exigió que todos los empleados juraran dicha constitución, lo cual causó un cisma en la sociedad mexicana que desembocó en la Guerra de la Reforma (1858-1860).

Lote 73

Constitución Federal de México Sancionada y Jurada por el Congreso General Constituyente el Día 5 de Febrero de 1857. México, 1857.

Primera edición de la histórica constitución que inicia las leyes de Reforma, la modernización de México y la cruenta guerra de tres años entre conservadores y liberales que provoca la llegada del segundo imperio. México. Imprenta de Ignacio Cumplido, Calle de los Rebeldes núm. 2. 1857. 208 p. 12 x 17 cm. Primera edición.
Estimados: $60,000 a $70,000 M.N.

Lote 207

Camille Pissarro (Dinamarca, 1830-Francia, 1903)

Paisaje con un árbol. Pastel sobre lino montado sobre tabla. Firmado y fechado en 1902.

Pissarro nació en la isla caribeña de Santo Tomás cuando era propiedad de Dinamarca, de madre dominicana y padre judío de origen portugués, pero nacido en Francia. Estudió pintura dos años en Venezuela con el danés Fritz Melbye, y en París en la Académie Suisse. Formó parte del grupo impresionista toda su vida, aunque tuvo un breve periodo post-impresionista, influenciado por Seurat.

*Vendido en Sotheby’s Nueva York, subasta 5512, “Impressionist & Modern Drawings”, el 19 de noviembre de 1986, lote 0028.

Historia

Paisaje con un Árbol, “humilde y colosal”

Camille Pissarro pintó este pequeño paisaje un año antes de morir. Es sabido que durante sus últimos años sufrió una infección en los ojos que no le permitía pintar al exterior excepto cuando había buen tiempo y por eso pintaba muchas veces desde las ventanas de distintos hoteles, como es el caso de su famosa serie de vistas del boulevard Montmartre. Podemos imaginar cuánto extrañaba salir a pintar al campo y al aire libre, ya que él fue uno de los principales defensores de esta práctica. Por lo que se ve en esta pequeña ventana hacia un momento irrecuperable, Pissarro pudo salir en un día cálido y soleado para hacer apuntes de los juegos de la luz entre el follaje. Lo que tenemos aquí es una instantánea de los colores de un día de primavera y su magia efímera, capturada por los trazos expertos de un hombre de 72 años que se enamoró de la pintura a los 12.

A pesar de ser uno de los padres del movimiento Impresionista, decano y mentor del grupo y admirado por todos ellos, Pissarro pasó dificultades económicas toda su vida y tuvo poco reconocimiento de la crítica. Tuvo que esperar hasta el año de 1903, año de su muerte, para gozar de cierta seguridad financiera y reconocimiento oficial cuando por fin el Museo del Louvre adquirió dos de sus pinturas.

Ahora sus obras se venden en millones de dólares y es reconocido como uno de los más grandes maestros en la Historia del Arte. Dejó tras de sí un corpus monumental de obras y una familia de artistas (tres de sus hijos, y otros nietos y descendientes), además de su impacto en discípulos tan brillantes como Paul Cézanne, Paul Gauguin y Mary Cassatt, quien alguna vez comentó que Pissarro era tan buen maestro que hubiera podido enseñarle a dibujar a las piedras.

Podríamos decir, al contemplar esta obra de pequeño formato que es “humilde y colosal”, palabras con las que Cézanne describió a su estimado amigo y maestro.

Referencias:

“Camille Pissarro”, Museo Thyssen-Bornemisza (en línea):

http://www2.museothyssen.org/microsites/exposiciones/2013/pissarro/

Feist, Peter H. La pintura del Impresionismo 1860-1920. El Impresionismo en Francia: Tomo I. Taschen, 2010.

Recomendaciones

Subasta de Alta Joyería, Vintage y Joyería Fina

El diseño de joyería tuvo un auge durante la primera mitad del siglo XX cuando el estilo Art Déco y Art Nouveau marcaron una referencia en el antes y el después. Gemas semipreciosas comenzaron a utilizarse con mayor frecuencia para enaltecer las formas y colores de las tendencias artísticas como el Cubismo, al mismo tiempo que surgían nuevas creaciones con detalles y temas femeninos.

El uso del oro amarillo, rosa y blanco, la plata, el cobre y otros metales que antes no se utilizaban para crear joyería fina, ahora se incluían para obtener una gama de diseños que mezclaba colores y resultaban más atractivos para su compra, pues el costo disminuía.

Muchos de estos diseños llegaban a nuestro país, sin embargo, los encargados de producir piezas de joyería eran los orfebres, quienes lograron crear formas y piezas únicas, especialmente de filigrana.

Consulte el catálogo de la Subasta de Alta Joyería, Vintage y Joyería Fina y conozca los lotes de Joyería Vintage que podrá adquirir este miércoles 30 de agosto a las 6 PM.